150 años del retorno de los jesuitas a la ciudad de Concepción

El 7 de agosto de 1814, el Papa promulga el decreto de Restauración de la Compañía de Jesús. Pocos jesuitas sobrevivientes de cuatro décadas de destierro vieron llegar ese día.  Pero las vocaciones volvieron a renacer con fuerza y vitalidad dando al legado de San Ignacio una segunda oportunidad. A Chile los jesuitas regresaron en 1848, con renovado impulso que pronto llegó también a las orillas del Biobío.

Desde los primeros años de la década de 1850 algunos jesuitas volvieron cada año a misionar a la zona del Biobío y Arauco. Hasta que el día 14 de enero de 1871 el Obispo Hipólito Salas los acogía en su retorno definitivo a la ciudad de Concepción. El Obispo les encargó la Casa de Ejercicios San Francisco Javier, ubicada en el mismo lugar donde habían estado los jesuitas antes de la expulsión; hablamos de la manzana comprendida por las actuales calles Los Carrera, Serrano, Las Heras y Salas, precisamente donde hoy se encuentra todavía la comunidad jesuita y el Infocap. Los jesuitas que llegaron a constituir esa primera comunidad penquista después de la restauración fueron los Padres Jose Coluzzi (Superior), Mariano Capdevila y Antonio Pou, y los Hermanos Agustín Figuerola y Juan Iturzaeta.

Ejercicios Espirituales, retiros, misiones rurales en Biobio y Arauco, capellanías de comunidades religiosas, servicio a enfermos y mendigos, el apostolado en la hermandad del Sagrado Corazón y el trabajo en el Seminario de la Diócesis, fueron parte de las labores de los jesuitas desde los primeros años. El noviciado jesuita estuvo en la ciudad seis años en la década de 1870. En 1887 se crea la Escuela Sagrado Corazón, que después de muchos años adquiriría el nombre de Colegio San Ignacio de Concepción. Para fines del siglo XIX los jesuitas en Concepción eran una docena y ya se contaba con la espectacular iglesia de estilo gótico, la cual posteriormente no resistió al devastador terremoto de 1939. A principios del siglo XX se establecieron las Congregaciones Marianas y el año 1963 llegó el Hogar de Cristo a la ciudad iniciando una larga historia con su compromiso de justicia y solidaridad en la región al norte y sur del Biobío. Para fines de la década del 60 estaba construida la nueva casa de Ejercicios en su actual ubicación a un costado del rio, camino a Santa Juana, y en la misma época se estableció una Statio para el apostolado universitario cooperando los jesuitas en la Parroquia Universitaria. El nuevo siglo trajo grandes cambios para el apostolado ignaciano en la región, el año 2000 se inicia la presencia jesuita en medio del pueblo mapuche en Tirúa, en 2008 se establece una sede de Infocap, en el mismo lugar que dejó el Colegio San Ignacio para desplazarse hasta su nueva ubicación en San Pedro de la Paz, y el 2011 se crea la Red Apostólica Ignaciana (RAI) convocando a la colaboración apostólica de todas las obras de inspiración ignaciana en la región.

Son 150 años de historia desde que los primeros jesuitas de la Compañía restaurada volvieron por estos territorios. Años de arduo servicio y entrega a la manera de San Ignacio en medio de la población penquista. Largos años en que Dios nos ha sostenido y animado. Él mismo nos sigue llamando y enviando a jesuitas, laicos y laicas, a colaborar en la misión de Jesús. AMDG.